Qué hacer para evitar peleas entre tus hijos

Desde la llegada del primer hermanito han surgido peleas entre niños, atrayendo la atención de los adultos. A través de este rival, que lo ha privado del amor paternal, el mayor gana una autonomía que se interpreta como abandono.

Este enfrentamiento se ve reforzado por el hecho de que se comparten muchas cosas: espacio, tiempo y familia. Todo niño quiere hacerse notar y sentirse protagonista, pero debe aprender a negociar y dialogar.

Aunque no nos gustan las peleas entre hermanos, en cierto modo son parte de su desarrollo.

¿Y quién no ha peleado con sus hermanos y hermanas en su infancia o juventud?

Y con los niños, cuando son adolescentes y están en esta fase tan cambiante y especial, muchas veces pueden surgir peleas. Como padres es normal que nos preocupemos por estas discusiones (más aún si ocurren con frecuencia), y también es normal que deseemos que nuestros hijos tengan una buena relación de hermanos.

¿Cómo evitas las discusiones delante de tus hijos?

El acuerdo y la obligación de evitar discusiones delante de los niños es trabajo de dos. Pero a veces las cosas se salen de control y aunque quieras evitar las discusiones con los niños, es muy difícil.

Es importante que tú y tu pareja sean conscientes del impacto que estas discusiones tienen en tus hijos, por eso antes de iniciar una discusión piensas qué impacto tendrá esto en ellos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad